Ya se conocen los primeros datos, provisionales, sobre como se ha comportado el mercado del aceite de oliva en origen durante el primer mes de la campaña actual.

Según la información recogida y elaborada por la Agencia de Información y Control Alimentarios, las salidas de aceite de oliva en octubre se han situado en el entorno de las 110.000 toneladas (sin tener en cuenta las importaciones) lo que significa que la operatividad sigue manteniendo un buen ritmo de comercialización y que supone que las existencias en manos de las almazaras se hayan situado a finales de octubre en las 156.422 toneladas; una cifra muy similar a la que se manejaba la campaña pasada por estas mismas fechas (157.800 ton).

Lo que si sigue llamando la atención es la actitud de los grandes industriales envasadores de mantener niveles altos de existencias de aceite de oliva que a fines de octubre superaban las 194.000 toneladas, lo que nos da una idea de que estas empresas no quieren de momento arriesgar por lo que pueda pasar con los precios en origen.

Respecto al comportamiento de la producción de aceite de oliva en octubre, a pesar de las dificultades que han ocasionado la sequía y los problemas de los secanos, las almazaras que han abierto sus puertas y han apostado por la recolección temprana han elaborado un total muy próximo a las 51.000 toneladas, frente a las 38.200 toneladas que se elaboraron en octubre del año anterior.

Ahora habrá que estar muy pendientes de las existencias de aceite de oliva a nivel mundial, donde se puede estimar que puedan rondar las 30.000 tonelada a finales de octubre (excluyendo nuestro país). Y es que hablamos de unos stocks muy cortos que pueden provocar un mayor tirón de operaciones de otros países hacia nuestro país, en busca de los nuevos AOV lo que podría suponer una mayor firmeza para los aceites españoles en origen.

 

Fuente: Olimerca